«Esto parece un concierto de rock», comenzaba la estrella invitada, el ensayista Owen Jones, que se ha sumado a la campaña de Podemos y ha puesto acento británico a la palabra fetiche: «This is a real remontada», dijo, y las cinco mil personas lo corearon con él. Ya desde el inicio en el mitin de Oviedo, Jones tiró de humor: «No soy el hermano diabólico de Íñigo Errrejón, aunque si nos tomamos una copa nos piden el carné a los dos», bromeó sobre el parecido físico con el número dos de Podemos. Jones dijo hablar en nombre del resto de Europa y aseguró: «Nos habéis regalado esperanza». «Sé que os gusta sonreir en Podemos, hacedlo, sonreir por ese coraje y decisión que nos estáis mostrando al resto de los europeos». Y dijo la otra palabra que ya ha aprendido en castellano: «La casta». Errejón, que ejercía de cabeza de cartel en ausencia de Pablo Iglesias —el líder de Podemos canceló su asistencia para estar en el funeral de los dos policías muertos en Kabul—, cada vez está más cómodo en el papel que ya le viene tocando. A las puertas del Palacio de Deportes de Oviedo, una señora preguntaba a la prensa: «¿Al final no viene Pablo?» Después se consolaba: «¡Ah! Errejón también nos gusta». «Digamos a todos por qué cada día que pasa vamos creciendo en las encuestas y nos acercamos a ganar las elecciones», señaló. «Sin pedir dinero a los bancos no podemos llenar las calles de banderitas, pero podemos hacer una campaña que mire a la cara a los poderosos y les de una cura de humildad: aquí estamos remontando», gritó Errejón en el escenario. «Algunos llegan con la lengua fuera a esta última semana, y le piden al árbitro que pite el final. Os vemos agotados y nos veis con hambre de más kilómetros, ese es el secreto de la remontada», advirtió a PP, PSOE y Ciudadanos. El debate Rajoy-Sánchez fue un «duelo a garrotazos» El número dos de Podemos arengó a las bases en una Comunidad en la que el barómetro del CIS le augura un diputado y otro para Izquierda Unida. «Estas elecciones son diferentes porque nosotros hemos ganado la mitad de la batalla», aseguró. Hubo de nuevo mención al debate entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez: el cuadro de Goya «Duelo a garrotazos», señaló. Y mandó un mensaje a los dos partidos: «Ya no les pedimos que corrijan, sino que dejen paso. Vayan buscándose otro empleo por incumplimiento de contrato». En el cierre, mientras las filas de simpatizantes iban abandonando el recinto, en las pantallas se proyectaba un vídeo en el que Victor Manuel ponía voz al poema de Pedro Garfias «Asturias». La mayoría se detuvo, alzó el puño y coreó la letra, como hicieron los de Podemos sobre el escenario.


Más información en ABC.COM

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.