Cada vez que cerramos las aplicaciones móviles que no estamos utilizando obligamos a nuestro smartphone a trabajar el doble, sin lograr ahorrar batería, más bien todo lo contrario. Esto quiere decir que cerrar las aplicaciones no ahorramos batería si no lo contrario hacemos que nuestro teléfono utilice más recursos .

Así que sabiendo lo inútil que resulta cerrar manualmente las aplicaciones para ahorrar batería en tu smartphone, siempre puedes recurrir a otras alternativas, algunas tan sencillas como reducir el brillo de la pantalla o usar el Modo Avión en los casos más desesperados. En cuanto a las apps, siempre puedes desactivar la opción de localización o no permitirles que refresquen la información mientras las tienes en segundo plano.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here