Tanto Google como Apple tienen sus planes para producir sus propios vehículos inteligentes. Microsoft parecía mantenerse al margen, aunque la compañía va a entrar finalmente en este sector.
Microsoft cerró un acuerdo con Toyota para ayudarle con la cantidad de información que recogen los vehículos de la compañía para averiguar más cosas de sus conductores. Para ello han creado Toyota Connected, la cual se basa en la plataforma de computación en nube Azure de la compañía de Redmond, y que procesará los datos recogidos por los vehículos.
Toyota quiere introducir otros que permitan obtener más información del usuario, como un volante que controle las pulsaciones o un asiento que registre su peso. No hay fecha para cuando dispositivos como estos podrían incorporarse a los vehículos, sólo que América del Norte será el terreno donde se prueben.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here